Cangrejo Ermitaño

El blog de Cristina Chaus sobre aprender, desaprender y reaprender

5 lecciones magistrales de Forrest Gump

Forrest Gump

Forrest Gump

«No sé si todos tenemos un destino, o si estamos flotando casualmente como en una nube; pero yo creo que pueden ser ambas, puede que ambas estén ocurriendo al mismo tiempo»

Forrest Gump

 

 

Forrest Gump es una de mis películas favoritas. Desde que vi por primera vez esta historia de superación y de aprendizaje constante no he dejado de volver a verla cada cierto tiempo. He perdido la cuenta de las veces que la he visto y quiero compartir contigo 5 lecciones magistrales que explican por qué me gusta tanto.

 

Estas son las enseñanzas más importantes que he sacado de la película sobre por qué Forrest Gump siempre triunfa a pesar de que nadie daba un duro por él. Hay varios motivos:

 

  1. No acepta las creencias limitantes que otros arrojan sobre él

Muchas veces durante la película alguien le dice que es tonto y él da su ya mítica respuesta: «Tonto es el que hace tonterías». Con esta afirmación hace ver que él no se da por aludido, que no lo compra y que no entiende por qué le dicen eso.

La clave de esto es su madre, quien desde el inicio se niega a tratar a su hijo como si fuera tonto. Esto marca toda la diferencia. Es el efecto Pigmalión al que ya dedicamos un post en Cangrejo Ermitaño. Este fenómeno psicológico demuestra que la gente suele ser lo que se espera de ella.

Ella le inculca constantemente a su hijo que él es normal, dentro de sus diferencias. Es como los demás, pero no idéntico a ellos: «Si Dios quisiera que todos fuéramos iguales nos habría puesto a todos aparatos en las piernas».

La madre lucha para que vaya a un colegio normal (chantaje sexual del director incluido) y le traten como a un niño normal. Su madre sí que apostó por él, por no limitar su desarrollo.

Es un reflejo de cómo nos convertimos en lo que creemos que somos. Es el poder de las creencias, que funciona tanto para mal como para bien.

Relacionado con esto, es interesante comprobar lo desubicados que nos sentimos cuando sucede algo que desbarata nuestras creencias, sobre todo las creencias acerca de cómo tenemos que vivir nuestra vida.

Esto se ve claramente en el teniente Dan, quien siempre había creído que moriría en el campo de batalla, «como su padre y el padre de su padre, y el padre del padre de su padre» Pero Forrest cambia el destino y lo que tendría que haber pasado no llega a suceder. Esto destruye el esquema de vida del teniente Dan y pasa unos años sufriendo porque se le ha dado una nueva vida de tullido con la que no sabe qué hacer.

Entonces Forrest aparece de nuevo y le da algo que hacer: pescar gambas con él.

 

  1. Una cosa cada vez

Durante la película Forrest solo se centra en una sola cosa en cada momento (correr para huir de los que se meten con él, correr en el equipo de fútbol de su universidad, servir en el ejército, ir a Vietnam, sobrevivir, jugar al ping pong, pescar gambas, correr por todo el país para olvidar a Jenny…).

Pero se dedica a la cosa que sea A LO BESTIA.

Cuando descubre que le gusta el ping pong, no hace otra cosa. Hasta duerme abrazado a su pala.

Cuando tiene que cumplir la palabra dada a su difunto amigo Bubba de pescar gambas, todos sus actos se encaminan a ese fin, sin que nada lo distraiga de su objetivo.

Y, sobre todo, cuando tiene que correr, corre.

(Hoy diríamos que es un ejemplo de mindfulness por su presencia y su atención plena a lo que está haciendo 😉 ).

Siempre da el máximo de sí mismo en lo que hace. Su madre le aconseja: «Haz lo máximo que puedas con lo que Dios te ha dado».

Es una actitud muy simple y efectiva. Forrest no se complica pensando en exceso ni dando vueltas a cómo hacer lo que tiene que hacer. Pasa a la acción. Simplemente se pone a ello y corrige sobre la marcha lo que hace mal (como salir a navegar en un barco sin bautizar).

La magia de esto está en que, como se centra en el paso que tiene que dar en ese momento y no en los que tendrá que dar más tarde, no deja de avanzar. No piensa en todos los pasos que tiene que dar. Solo en el que está dando ahora. Cuando quiere darse cuenta ha recorrido una distancia enorme.

 

  1. Hace cosas simplemente porque le gustan

Tras el éxito de la empresa de gambas y las inversiones del teniente Dan, Forrest dejó de tener que preocuparse por el dinero. Pero siguió en su línea de hacer cosas que le gustaba hacer, sin necesidad de ningún otro motivo, y  empezó a trabajar cortando el césped gratis. Solo porque le gustaba hacerlo, independientemente de que tuviera alguna recompensa externa o no. El acto en sí mismo de hacer algo que disfrutas ya es una recompensa en sí misma.

Tampoco necesitó ninguna excusa para correr de punta a punta del país, solo que un día le apeteció salir a correr y se puso a ello. De hecho, no sabía cuánto iba a querer correr.

«Aquel día, sin ninguna razón en particular, decidí salir a correr. Corrí hasta el final del camino, y cuando llegué, pensé que tal vez podía correr hasta el final del pueblo. Y cuando llegué, pensé que tal vez podía correr hasta el condado de Greenbow. Noté que si había llegado tan lejos, tal vez podía correr a través del gran estado de Alabama. Corrí derecho hasta el océano. Y cuando llegué, noté que ya había llegado lejos, y que tal vez debía dar la vuelta y continuar corriendo. Y cuando llegué al otro océano, noté que debía dar la vuelta y continuar corriendo. Cuando tenía sueño, dormía. Cuando tenía hambre, comía. Cuando debía… tú sabes, iba».

Mientras tanto, su historia de corredor se hizo famosa y empezó a tener seguidores que corrían detrás de él. También había periodistas que no entendían que corriera solo porque sí, y le preguntaban qué era lo que quería reivindicar o contra qué protestaba con su carrera.

Llegó el día en que no quiso seguir corriendo. Paró, dio media vuelta y se fue a casa. Tampoco necesitó ninguna excusa para ello. Le apeteció parar y paró. Sus fans no lo entendieron y se decepcionaron. Ellos, como los periodistas, necesitaban que hubiera una gran causa que le motivara a hacer lo que hacía. No comprendían que su razón para correr fuera simplemente porque sí.

Parece que nos cuesta entender un uso tan descarado y deliberado de libertad personal.

 

  1. La vida es como una caja de bombones: nunca sabes lo que te va a tocar

Esta frase que Forrest repite en la película es un mantra para recordar cómo encarar la vida con una actitud de humildad y mente abierta. Realmente la vida es algo mucho mayor que nosotros, que tiene caminos que no somos capaces de prever y que nos lleva a lugares y situaciones inesperadas, para mal o para bien.

Me gusta esta conciencia tan clara de la incertidumbre de la vida expresada con tanta sencillez y serenidad. Acepta que no controlas con quién te encontrarás o lo que te tocará, pero que sí controlas tu actitud: hacer el máximo que puedas con lo que Dios te ha dado.

Así es cómo se dan algunas de las situaciones divertidas de la película, que no son pocas:

  • Forrest, veterano de Vietnam y vestido de uniforme, da un discurso ante una multitud de hippies pacifistas que protestan ante la Casa Blanca.
  • Conoce a varios presidentes de los Estados Unidos.
  • Inspira a John Lennon para la letra de Imagine.
  • Enseña a Elvis su característico movimiento de piernas y caderas.
  • Contribuye sin saberlo a descubrir el escándalo del Watergate.

 

  1. Generoso y humilde en la gloria

A medida que va cosechando éxitos, Forrest no tiene problema alguno en compartir o regalar sus premios. Es muy consciente de que no habría conseguido nada por sí solo. Nadie hace nada significativo solo.

Cuando vuelve de Vietnam le da a Jenny la condecoración honorífica que ha recibido. Al fin y al cabo, él solo hizo lo que ella le dijo, que corriera. Así salvó la vida.

Cuando su barco es el único que no es destruido por la tormenta y empieza a pescar gambas en abundancia, más gambas de las que podría haber imaginado, no tiene problema en hacer una donación a la iglesia a la que acudía a rezar para pedirle a Dios que le ayudara. Ni en darle a la madre de Bubba la sustanciosa parte del dinero que a él le habría correspondido si viviera. Así ella pudo dejar de cocinar para otros «como había hecho su madre, y la madre de su madre, y la madre de la madre de su madre»

Otra muestra de la humildad de Forrest es que mantiene su estilo de vida sencillo después de convertirse en millonario. No hace gastos extravagantes ni se vuelve soberbio cuando sale en algún medio de comunicación. Es un millonario que no parece millonario. Por eso uno de los que espera con él en la parada de autobús no le cree cuando le cuenta su historia y se aleja riéndose.

***

Al final de la película te das cuenta de que Forrest Gump logró muchas cosas por: hacer solo una cosa cada vez, que esa cosa le obsesionara, dedicarle muchas horas, insistir, desapegarse del resultado… Y, sobre todo…por no creerse tonto y no dejarse contaminar por los prejuicios ajenos. Lo hace a través de una inocencia (en el buen sentido de la palabra) que no le permite ver los obstáculos que otros ven. Por eso puede actuar antes de dar algo por imposible.

Es un rechazo total al determinismo. Admirable e inspirador.

Forrest sabe que hay cosas que no puede controlar (nunca sabes lo que te va a tocar), pero también sabe que lo que te toca no tiene por qué ser profético. La madre de Bubba no tiene por qué prolongar el sino familiar de cocinar para otros; el teniente Dan no tiene que hacer lo mismo muriendo en una guerra; y él no tiene por qué ser el tonto del pueblo.

Hay muchas enseñanzas magistrales en esta película, que además tiene una banda sonora buenísima. Yo te he comentado las que más me han llegado, pero hay otras. Y a ti, ¿qué cosas te gustan de Forrest Gump (trailer)? ¿Cuál es tu escena favorita?

Compártelo
¿Te has dado cuenta de que mucho de lo que te enseñaron ya no vale?
Únete para ser un cangrejo ermitaño que aprende y desaprende. ¡Sal del caparazón que te oprime!

10 Comentarios

  1. La madre de Forrest es un ejemplo maravilloso de como dar seguridad emocional a un hijo
    Elena

  2. Cristina me emocionas. Agradezco tu gran poder de observacion, inteligencia y sensibilidad por hacer un extracto digno para un Tedx de esta bellísima película. Eres una maga escribiendo y un regalo de esta Vida para quienes tenemos la suerte de compartir a veces un tiempo contigo.
    Me has sorprendido con el agudo análisis , me haces ver cosas que ni recordaba.
    Agregaria a todos esos valores : ” El Amor Incondicional ” que El siente por Jenny y por todo. A pesar de los desplantes la sigue queriendo como el primer dia. El está en un escalón más alto que nosotros.
    Sigue asi Cristina compartiendo tu mundo te lo agradecemos. ¡¡¡ Corre Cangrejita Corre !!!!

    • Cristina Chaus

      25/10/2017 at 19:13

      Vittorio, gracias por comentar. Me alegro de que te haya gustado el artículo. Forrest Gump es una película que me emociona cada vez que la veo, aunque me la sepa de memoria. Coincido plenamente contigo en lo del amor incondicional hacia Jenny, un escalón por encima de mí, sin duda. Hay una escena maravillosa en la que dice: “Puede que yo no sea muy listo, pero sé lo que es el amor”: https://www.youtube.com/watch?v=N_2ZzKYkWHA
      Ah, y gracias por lo de “digno para un TedX”. Es un sueño que espero cumplir. Un abrazo.

  3. Me da en que pensar. Hacer las cosas sólo porque sí, sin un motivo encadenado a otro motivo en una historia compleja. ¡Gracias por compartirlo!

    • Cristina Chaus

      26/10/2017 at 15:09

      Me alegro de que te haga reflexionar. Gracias por tu comentario, Manuel.

  4. Querida Cristina, es un artículo maravilloso que aporta mucha sabiduría a todos los que vivimos en una sociedad bastante obsoleta. Combinar reflexiones tan profundas , a través de imágenes de una película, hace que el mensaje llegue realmente al corazón de la persona. Cuando algo así, toca el único órgano de nuestro organismo que nunca será afectado por un Cancer, es el momento en el que se inicia la re programación de nuestros circuitos mentales , y ya no hay marcha atrás. Gracias por este blog que con toda tu alma estás desarrollando y por favor, pase lo que pase continúa . Ya sabes que la vida es como una caja de bombones … nunca sabes el que te va tocar. Pero todos los bombones son exquisitos , solo hay que paladear su sabor .
    Un abrazo a mi madrina preferida

    • Cristina Chaus

      27/10/2017 at 13:36

      Gracias, ahijada. Comentarios como el tuyo son la mejor recompensa de este blog. Un abrazo 🙂

  5. Genial, Cristina!! La peli es maravillosa, y el análisis que haces de ella me encanta!! Me gusta la forma en la que en la peli parece que todos los logros de Forrest son casi de chiripa, pero efectivamente detrás de cada uno de ellos hay ciertas claves que lo hacen posible y al final la actitud que tomamos ante la vida es la que nos hace ser lo que somos y conseguir nuestros propósitos!!

    Gracias por el post!

    • Cristina Chaus

      09/11/2017 at 18:04

      Gracias, Cristina. Me alegro de que a ti también te parezca una película maravillosa. No solo compartimos el nombre 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*