Lo que necesitas saber antes de matricularte en un máster

Lo que necesitas saber antes de matricularte en un máster

 

“Sin datos solo eres otra persona más dando su opinión”

W. Edwards Deming

 

Bien, ahora tienes claro tu objetivo y has decidido hacer un máster. Es una decisión importante. Así que conviene tomarla con criterio. Por eso en este post te doy 9 tips para ayudarte a saber elegir el máster que más te convenga.

 

Un máster no es algo que vayas a hacer cada año. Así que es mejor que te enfoques en la calidad del máster. Aquí no es cuestión de cantidad sino de calidad. En ella influyen determinados factores que tienes que valorar. Es el momento de ponerse “exigente” y de decidir cuál es el mejor máster que puedes hacer. Para ello, presta atención a los siguientes puntos (el último es el mejor 😉 ).

 

1. Programa de estudios

Es tan obvio que casi parece tonto decirlo. Pero es lo esencial; es en lo que consiste el máster. Puede haber otros muchos factores importantes, pero si no tienes un temario que te interese del todo y que te sirva para aprender lo que quieres, te dejará insatisfecho.

 

En serio, hay gente que se deja llevar por el nombre de la universidad o por la experiencia de algún conocido que ha hecho el máster y no da tanta importancia a los contenidos. Error.

 

Algo muy importante a tener en cuenta es que haces un máster para especializarte en algo. Así que es importante que sea un máster específico. Huye de los másteres de temario generalista. Lo que quieres es enfocarte, no dispersarte. Y si quieres hacer un doctorado, con más motivo. Ahora necesitas profundidad, no anchura.

 

Otra de las ventajas de un máster es que te sirva para distinguirte de quienes hicieron el mismo grado que tú, así que ten presente que, cuanto más general, más “marca blanca académica”.

 

2. Requisitos de acceso

Si te convence el plan de estudios, mira los requisitos de acceso para asegurarte de que los cumplas y también para hacerte una idea del nivel que van a tener tus futuros compañeros.

 

¿Hace falta alguna nota media del expediente de la carrera? ¿El máster se imparte en inglés y necesitas acreditar un nivel alto? ¿Son necesarios otros idiomas, certificaciones, experiencia laboral, cartas de recomendación o motivación, hacer una entrevista?, etc.

 

Este es el momento de que confirmes si el máster es oficial, habilitante, titulación propia, etc. en caso de que lo necesites.

 

Si hemos decidido ponernos exigentes, entenderás que es bueno que haya requisitos de acceso para admitir a los alumnos de un máster por tres motivos principales que se retroalimentan entre sí. Están interconectados:

  • Hace que el nivel de la clase sea mayor. Los compañeros que tengas también te afectarán en mayor o menor medida. Hay compañeros que saben mucho y aportan al grupo cada vez que intervienen en clase y hay otros que retrasan porque preguntan cosas que ya se dan por sabidas.
  • El hecho de que el nivel de la clase sea alto contribuirá a que, con el paso del tiempo, la institución donde estudias adquiera prestigio. Por lo tanto, el máster tendrá más peso en tu CV. (Ya que haces un máster, hazlo en un sitio bueno).
  • Normalmente, los requisitos de acceso “exigentes” suelen implicar que las plazas de estudios son limitadas (sobre todo si estudias en una institución privada). Cuantos menos alumnos, mejor suele ser la enseñanza.

 

3. Profesorado

Otra cosa lógica es mirar el profesorado. Echa un vistazo para saber quién imparte cada asignatura. Seguramente puedas encontrar su CV en Internet, ver dónde ha trabajado, si ha publicado algo, etc.

 

Está bien que puedas confirmar que quien te va a dar clase es un experto en la materia. He conocido casos en los que ser alumno de un determinado profesor que es referente en lo suyo justifica sobradamente hacer el máster.

 

En caso de que quieras hacer un doctorado después, este punto es muy importante. Puede que al acabar el máster te interese que alguno de tus profesores sea tu director de tesis.

 

4. Institución

Es un factor a tener en cuenta pero, en realidad, no el más decisivo. Mira que el sitio donde vayas a hacer el máster sea bueno en el área de estudios que te interesa (esto dependerá de factores que ya has mirado como el profesorado o plan de estudios y también de cómo les va a los egresados).

 

Por lo menos, asegúrate de que no tenga una reputación pésima. La peor reputación posible es que los alumnos aprueben prácticamente sin esforzarse.

 

(Me centro en cuestiones académicas, que es lo que de verdad importa a la hora de aprender. Soy consciente de que pueden influir otro tipo de factores sociales que hagan de determinadas instituciones auténticos lobbies, pero no es de lo que trata este post).

 

5. Otras opiniones

  • Egresados: si conoces a alguien que haya hecho el máster antes que tú y confías en su criterio, puedes preguntarle para que te diga cómo le fue la experiencia. Su testimonio puede serte de utilidad.
  • Foros de Internet: si los miras, dales una importancia muy relativa. Abundan las personas que opinan bajo un nickname y no puedes confirmar quiénes son. Además, la gente que se toma el tiempo de escribir sobre cualquier cosa suelen ser los clientes más insatisfechos. Normalmente usamos los foros más para criticar que para alabar. Así que lo normal es que encuentres las peores opiniones. Si hay alguna réplica positiva, suele ser exageradamente buena para defender el punto de vista opuesto. Así que no encontrarás mucha objetividad en los foros. Puede que haya atisbos de verdad, pero ni lo malo será tan malo, ni lo bueno será tan bueno.
  • En cualquier caso, si vas a tener en consideración la opinión ajena, que sea al menos la de alguien que conozcas en persona o con quien puedas contactar por redes sociales. No dediques tu tiempo a gente que no se presenta y que no da la cara (o su nombre) y que no sabes si son trolls, o que lo pintan todo tan desmesuradamente bien que huelen a community managers infiltrados… 😉 .

 

6. Prácticas y bolsa de empleo

Esto es algo que puede haber o no haber en tu máster y en la institución donde vayas a estudiar. En caso de que lo haya, ten varias cosas en cuenta.

 

Respecto a las prácticas, es importante saber si forman parte del plan de estudios o no. Es importante que te dejen claro si el máster te garantiza las prácticas o si es una posibilidad.

 

Lo referente al empleo es un tema muy sensible, sobre todo en épocas de mucho paro. Hay gente que aprovecha un despido para estudiar, lo cual está muy bien. Pero, siento decirlo, hay centros que hacen promesas con temas de empleo y prácticas como gancho que luego no siempre cumplen.

 

A la hora de la verdad, el factor más decisivo para un puesto de trabajo serás tú mismo. Nadie quiere a un paquete o un inútil en su empresa, independientemente de dónde haya estudiado.

 

Que una promesa de prácticas o trabajo no sea el motivo de más peso en tu decisión de estudiar.

 

7. Instalaciones

Cada vez se puede estudiar más y mejor de forma online. Pero si tu opción es presencial, puedes tener esto en cuenta. En la mayoría de casos, unas instalaciones deslumbrantes no van a compensar carencias en puntos anteriores como el plan de estudios o el profesorado.

 

Si vas a estudiar un máster de algo que requiera un espacio específico (cine, ciencias de la actividad física y el deporte, ciencias de la salud, etc.) o recursos para investigar (biblioteca, laboratorios) no estaría de más valorar esto.

 

8. Precio

¿Creías que se me olvidaba? El dinero es un tema sensible e incómodo para muchos. Lo entiendo. De hecho, me parece tan importante, que voy a dedicar todo un post a esto. El cuarto, y último, capítulo de “Lo que necesitas saber antes de matricularte en un máster” es el del precio.

 

9. Exígete a ti en primer lugar

Después de todo lo anterior, llegamos al punto final y más importante. Al principio del post te dije que era el momento de ponerse exigente. Un máster no es algo que vayas a hacer cada año. Así que, ya que es algo puntual, ve a por ello al 100%.

 

Los estudios, sean del tipo que sean, son siempre una inversión de tiempo, esfuerzo y dinero. Vas a utilizar esos tres recursos sí o sí mientras estudias. Así que sé exigente contigo mismo para sacar el máximo partido al máster. De esta manera, exprimirás más el tiempo que dediques a estudiar, tu esfuerzo te compensará más y amortizarás más el dinero que pagaste al matricularte.

 

Además, ser exigente contigo mismo en primer lugar, será lo que te dé coherencia para esperar el máximo de los profesores, el centro en el que vayas a estudiar, etc. Nadie quiere a quien es indulgente consigo mismo y va por ahí con exigencias para todo el mundo. Empieza por ti y sacarás más partido a todo.

 

Visto esto tendrás más criterio para elegir qué máster hacer, en dónde y cómo. En unos días te explicaré cómo saber si el precio vale la pena.

Compártelo
¿Te has dado cuenta de que mucho de lo que te enseñaron ya no vale?
Únete para ser un cangrejo ermitaño que aprende y desaprende. ¡Sal del caparazón que te oprime!