¡Hola! Soy Cristina Chaus.

 

Llevo años trabajando como asesora de formación, es decir, ayudando a alumnos que van a empezar sus estudios y necesitan orientación al respecto.

 

Empecé en esto como becaria de colaboración en mi último año de carrera en la Universidad Complutense de Madrid, hace más de 10 años. Más adelante he pasado años trabajando en departamentos de admisiones de otras universidades y escuelas.

 

Creo firmemente que:

  • La vida es un aprendizaje constante para quien sabe prestar atención.
  • La idea de que aprender es absorber datos es equivocada, anticuada y dañina.
  • El conocimiento no consiste en acumular, consiste en entender. La sabiduría no consiste en saber, consiste en aplicar.
  • El aprendizaje tiene más que ver con plantear buenas preguntas que con saberse las respuestas.
  • Aprender y estudiar no son sinónimos.
  • La educación formal no basta.
  • El sistema educativo tiene más de una asignatura pendiente.
  • Una de las mejores cosas que una persona puede hacer por sí misma es hacerse cargo de su propia educación.

 

Para desarrollarnos tenemos que estar (re)aprendiendo continuamente, es decir, adaptándonos. Seguro que has oído muchas veces eso de que vivimos en un mundo muy competitivo en el que hay que estar a la última y que el que deja de aprender se queda obsoleto antes de lo que cree.

 

Pero en lo que no se insiste tanto es en que a veces es igual o más importante desaprender continuamente.

 

El cuento del maestro zen que llena de té la taza de su discípulo hasta que se desborda para mostrarle que así funciona la mente humana y que debe vaciarla primero para poder recibir enseñanzas nuevas nos parece muy evidente cuando lo oímos.

 

Sin embargo, en la vida real, no nos damos cuenta de la cantidad de veces que caemos en esto y tendemos a llenarnos más y más. Pero en ocasiones hay que saber soltar…

 

Yo también aprendo, cambio, me resisto al cambio, lo intento de nuevo, me equivoco, hago borrón y cuenta nueva, lo cuestiono todo, analizo, soy escéptica pero también sigo mi intuición, vuelvo a tropezar con la misma piedra, miro los resultados… etc.

 

Vamos, que llevo colgada la etiqueta de “Work in progress” permanentemente.

 

Escribo este blog para compartir mi aprendizaje, mi desaprendizaje y mi reaprendizaje. Recuerda que “enseñamos” aquello que necesitamos aprender. Si para mí es útil, a ti puede valerte también.

 

Si sabes que aprender de verdad no es lo del cole, te doy la bienvenida.

¿Te has dado cuenta de que mucho de lo que te enseñaron ya no vale?
Únete para ser un cangrejo ermitaño que aprende y desaprende. ¡Sal del caparazón que te oprime!