descartar

Desaprender

Desaprender

 

«Es más fácil cambiar el curso de un río que el carácter de un hombre».

Proverbio chino

 

¿Hasta qué punto es posible desaprender? ¿Es realmente posible que algo que hemos sabido desaparezca de nosotros sin dejar rastro?

 

Desaprender puede requerir más esfuerzo que aprender. Aprender es partir de cero, empezar con una hoja en blanco e inmaculada. Desaprender supone borrar lo que estaba escrito en una hoja que, por muy bien que se borre, nunca volverá a estar inmaculada.

La bendición de saber quién eres: Sancho Panza y la falacia del costo irrecuperable

Sancho Panza

 

 

«—¿Y qué has ganado en el gobierno? – preguntó Ricote.

—He ganado –respondió Sancho- el haber conocido que no soy bueno para gobernar.»

 Miguel de Cervantes, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha II, LIV

 

 

Es posible que estés cansado de oír consejos vacíos que casi todo el mundo predica pero casi nadie practica. Son del tipo: «que no te importe lo que piensen los demás», «sé tú mismo», «dedícate a lo que te apasiona», etc. Pero a la hora de la verdad la mayoría se queda en el centro de la corriente social que le arrastra tratando de gustar a todos, de no desentonar y de sentirse bien seguro en el redil.

El dilema de seguir tu pasión: los estudios

El dilema de seguir pasión

 

«A menudo la educación no solo no te ayuda a descubrir tus intereses y talentos, sino que muchas veces tiene el efecto contrario»
Sir Ken Robinson

 

Cuando no sabes qué estudiar y tienes que tomar la decisión con inseguridad, te sientes mal. Si además te aconsejan: «Sigue tu pasión», te sentirás peor porque creerás que hay algo defectuoso en ti ya que, a diferencia de otros, no has sido capaz de descubrir tu pasión: esa pasión que te dicen que tienes que tener…

La infoxicación

Infoxicación
Exceso de información

 

¿Has oído alguna vez que vivimos en la era de la información y que la información es poder? Eso era cierto antes. Ahora la información es excesiva. Y esto no nos favorece, aunque pueda parecer que sí. El exceso de información no es bueno, por eso hoy en día hablamos de infoxicación, es decir, intoxicación por sobredosis de información.

La clave ya no está en la información, sino en saber entenderla, tratarla, filtrarla, qué hacer con ella, etc.

 

¿Te has parado alguna vez a pensarlo? Si necesitas saber de algún tema, casi seguro que podrás inundarte de él en Internet, cuya información se va duplicando cada poco tiempo. Lo difícil no es el acceso a la información, sino su gestión.

 

Pese a esta sobreabundancia de oferta, ¿alguna vez has hecho zapping y al final no has visto nada porque has pensado que no echaban nada interesante?