Blog

Benjamin Franklin: sus 13 virtudes y cómo forjar hábitos

Benjamin Franklin

 

«En conjunto, aunque nunca llegué a la perfección que tanto había ambicionado sin lograrla, sin embargo, el esfuerzo hizo de mí un hombre mejor y más feliz que el que de otro modo habría sido sin intentarlo.»

Benjamin Franklin

 

A veces quieres cambiar varios aspectos de tu vida al mismo tiempo. Quieres hacer cambios. En plural. Sabes que con uno no basta. Entonces, sientes la tentación de hacerlo radicalmente, de cambiar todo de golpe. Así, de una vez. Esto, salvo en casos de fuerza mayor, no suele funcionar. Por casos de fuerza mayor me refiero a aquellos en los que es más una obligación que una decisión, en los que más que decidir cambiar, la vida te obliga a cambiar.

 

Paradoja: lo voluntario es más difícil

Este post trata de los cambios más difíciles, los voluntarios. Son más difíciles porque, aunque los elijas tú libremente y nadie te obligue a ello. también es más tentador no llevarlos a cabo o renunciar a ellos en poco tiempo.

La obligación ayuda a tener disciplina. De hecho, suele imponerla. Pero en asuntos voluntarios es fácil que la disciplina para llevarlos a cabo se disipe. Se necesita mucha fuerza de voluntad y motivación para mantenerla. Especialmente a largo plazo.

Por eso fracasa mucha gente que intenta llevar a cabo algún proyecto que requiere mucho tiempo o hacer cambios significativos en su vida que no son obligatorios. Cosas como hacer deporte, ahorrar más, leer más, etc.

Normalmente, tendemos a cumplir con nuestras obligaciones y dejamos el tiempo y la energía restantes para lo que es voluntario. Esto hace que progresemos menos.

Conversación con Homo Minimus

Recientemente Homo Minimus ha empezado el proyecto «El perdido arte de la conversación». En ese contexto he tenido la ocasión de hablar con él.

Nuestra charla versó sobre «La conversación y el arte de contar historias», aunque también hicimos algunas digresiones a medida que la conversación fluía naturalmente.

Empezamos hablando de El viaje del héroe, de Joseph Campbell, como estructura arquetípica de la narración en todas las culturas.

A partir de ahí nos surgieron otros temas como

  • el uso del storytelling en el marketing
  • el concepto de Antifrágil de Nassim Taleb,
  • la diferencia entre Historia e historia
  • la narración y las nuevas tecnologías
  • la capacidad de narración e inteligencia
  • y más.

Puedes escuchar/descargar la conversación aquí

Además de eso, te recomiendo encarecidamente que te pases por el blog de Homo Minimus (si no lo conoces ya). Lleva años escribiendo acerca de minimalismo, productividad, salud, desarrollo personal sin gilipolleces, y más cosas que merecen la pena.

https://homominimus.com/

Si sigues Cangrejo Ermitaño, homominimus.com te puede interesar mucho.

Si te gusta alguno de los temas que tocamos en la conversación y quieres que lo traiga de nuevo al blog para profundizar en él, dímelo en los comentarios.

5 discursos de graduación

Micrófono
Micrófono

 

«Y esto es realmente, sin mentiras ni bromas, de lo que su educación debe tratarse: cómo evitar ir por tu confortable, próspera y respetable vida adulta, siendo un muerto, inconsciente, esclavo de tu cabeza y de tu configuración predeterminada, esa que te hace estar única, completa y totalmente solo día tras día.»

David Foster Wallace

 

Estamos en junio, época de fines de curso y de graduaciones. Me fascinan los discursos de graduación. Me parece que son un género literario en sí mismos. Son difíciles de manejar porque implican muchos sentimientos mezclados para quienes se gradúan: esperanza, ambición, optimismo, miedo, incertidumbre, orgullo, etc. Creo que hay una combinación de alegría por el logro de haber acabado los estudios, pero también hay un componente «aguafiestas» que advierte de que esto no es nada y de que lo importante empieza ahora. Casi todos los discursos de graduación que he oído tienen mensajes recurrentes.

El Elemento, por Sir Ken Robinson

El Elemento
El Elemento

 

«Hay demasiada gente que nunca conecta con sus verdaderos talentos naturales y, por tanto, no es consciente de lo que en realidad es capaz de hacer.»

Sir Ken Robinson

 

He estado repasando mis notas de El Elemento, libro más que recomendable que leí hace años. Su autor, Sir Ken Robinson, es uno de los pioneros en replantear el sistema educativo. Su voz es referente en cuanto a apuntar por dónde deben ir los cambios.

Todo empieza por descubrir cuál es nuestro Elemento, ese cruce entre nuestras aptitudes y nuestras inclinaciones personales. Hacer este descubrimiento es tener un momento mágico, una revelación acerca de quiénes somos y de cómo podemos aportar valor a otros.

Aunque no soy muy fan de la idea de «descubrir tu pasión» como algo romántico y fantasioso, El Elemento es un libro que me ha gustado mucho por: …

Desaprender

Desaprender

 

«Es más fácil cambiar el curso de un río que el carácter de un hombre».

Proverbio chino

 

¿Hasta qué punto es posible desaprender? ¿Es realmente posible que algo que hemos sabido desaparezca de nosotros sin dejar rastro?

 

Desaprender puede requerir más esfuerzo que aprender. Aprender es partir de cero, empezar con una hoja en blanco e inmaculada. Desaprender supone borrar lo que estaba escrito en una hoja que, por muy bien que se borre, nunca volverá a estar inmaculada.

La meseta del aprendizaje

Meseta
Meseta del aprendizaje

 

«Me ha llevado 10 años tener éxito de la noche a la mañana.»

Woody Allen

 

No aprendemos nada a la primera. En serio, nada. La repetición es fundamental para cualquier cosa que aprendas. ¿Por qué? Porque saber cómo se hace algo no es lo mismo que saber hacerlo. Parece una diferencia sutil, pero es abismal.

 

Cuando aprendes cómo hacer algo, tienes que repetirlo muchas veces para interiorizarlo y afianzar el aprendizaje. Si no hay repetición, solo sabrás las instrucciones teóricas. Pero lo que importa es la ejecución.

 

El saber teórico no ocupa lugar, pero tampoco marca la diferencia. Es la práctica la que lo hace. Y la práctica, obviamente, se adquiere practicando.

6 lecciones magistrales de El Club de los Poetas Muertos

El Club de los Poetas Muertos

 

«Creía que el fin de la educación era enseñar a pensar por uno mismo.»

Profesor John Keating

 

El Club de los Poetas Muertos es una película que llega fácilmente al corazón. Gracias a un profesor de literatura apasionado por lo que enseña, sabe tocar nuestra fibra sensible al transmitir insistentemente dos mensajes esenciales:

 

  • La importancia de ser uno mismo y no lo que otros quieren que seas.
  • La importancia de empezar a ser uno mismo cuanto antes, porque la vida pasa más rápido de lo que creemos.

 

En este post comparto (sin cursilerías) 6 lecciones magistrales que el profesor Keating da a sus alumnos, tanto dentro como fuera del aula.

La bendición de saber quién eres: Sancho Panza y la falacia del costo irrecuperable

Sancho Panza

 

 

«—¿Y qué has ganado en el gobierno? – preguntó Ricote.

—He ganado –respondió Sancho- el haber conocido que no soy bueno para gobernar.»

 Miguel de Cervantes, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha II, LIV

 

 

Es posible que estés cansado de oír consejos vacíos que casi todo el mundo predica pero casi nadie practica. Son del tipo: «que no te importe lo que piensen los demás», «sé tú mismo», «dedícate a lo que te apasiona», etc. Pero a la hora de la verdad la mayoría se queda en el centro de la corriente social que le arrastra tratando de gustar a todos, de no desentonar y de sentirse bien seguro en el redil.

5 ideas de Séneca para tener más tiempo para aprender

Séneca. Busto Museo del Prado

 

«No tenemos poco tiempo, sino que perdemos mucho»

Séneca

 

Siento empezar con un tópico tan previsible en estas fechas como son los propósitos de año nuevo. Pero hay un propósito que se repite ad nauseam del que me apetece escribir: «Este año voy a sacar más tiempo para estudiar/leer/aprender X,Y,Z».