Blog

La infoxicación

Infoxicación
Exceso de información

 

¿Has oído alguna vez que vivimos en la era de la información y que la información es poder? Eso era cierto antes. Ahora la información es excesiva. Y esto no nos favorece, aunque pueda parecer que sí. El exceso de información no es bueno, por eso hoy en día hablamos de infoxicación, es decir, intoxicación por sobredosis de información.

La clave ya no está en la información, sino en saber entenderla, tratarla, filtrarla, qué hacer con ella, etc.

 

¿Te has parado alguna vez a pensarlo? Si necesitas saber de algún tema, casi seguro que podrás inundarte de él en Internet, cuya información se va duplicando cada poco tiempo. Lo difícil no es el acceso a la información, sino su gestión.

 

Pese a esta sobreabundancia de oferta, ¿alguna vez has hecho zapping y al final no has visto nada porque has pensado que no echaban nada interesante?

Proceso vs Fin: el otro lado de los objetivos

 

Probablemente te hayas topado con objetivos en algún momento de tu vida. Puede que sea porque te pusiste algún objetivo, o que te lo impusieran (trabajo, estudios, familia, etc.), o puede que te encontraras con algún objetivo al que renunciaste. Son muchas las posibilidades.

 

Hay mucho escrito sobre la importancia de tener objetivos para que nos den un rumbo, cómo fijarlos de manera realista para no dejarlos de lado a los pocos días (el topicazo de año nuevo), cómo alcanzarlos paso a paso, etc.

 

Mucho de eso es cierto. Pero ahora no quiero tratar los objetivos realistas, alcanzables y cómo lograrlos (plazos, fuerza de voluntad, etc.). Hay tanto sobre eso que ya aburre.

 

Hay gente que se hipermotiva, gente que se desmotiva, gente que se motiva sin más, gente que no se motiva en absoluto y gente que se vuelve adicta a la (falsa) motivación.

Esto va de objetivos que no son realistas, ni alcanzables, ni SMART ni nada de eso.

 

El arte de aprender, por Josh Waitzkin

El arte de aprender, Josh Waitzkin
El arte de aprender, Josh Waitzkin

 

Tomé la metáfora del cangrejo ermitaño de las páginas del libro de Josh Waitzkin, El arte de aprender: un viaje en busca de la excelencia. Así que quiero dedicarle el primer post del blog.

.Josh Waitzkin fue campeón nacional junior de ajedrez en Estados Unidos en 1993 y 1994. La película En busca de Bobby Fisher cuenta su historia. Después cambió de disciplina y pasó del ajedrez al tai chi y fue campeón mundial en la disciplina de empuje de manos en 2004. Ahora también practica jiu jitsu.