Grado

5 discursos de graduación

Micrófono
Micrófono

 

«Y esto es realmente, sin mentiras ni bromas, de lo que su educación debe tratarse: cómo evitar ir por tu confortable, próspera y respetable vida adulta, siendo un muerto, inconsciente, esclavo de tu cabeza y de tu configuración predeterminada, esa que te hace estar única, completa y totalmente solo día tras día.»

David Foster Wallace

 

Estamos en junio, época de fines de curso y de graduaciones. Me fascinan los discursos de graduación. Me parece que son un género literario en sí mismos. Son difíciles de manejar porque implican muchos sentimientos mezclados para quienes se gradúan: esperanza, ambición, optimismo, miedo, incertidumbre, orgullo, etc. Creo que hay una combinación de alegría por el logro de haber acabado los estudios, pero también hay un componente «aguafiestas» que advierte de que esto no es nada y de que lo importante empieza ahora. Casi todos los discursos de graduación que he oído tienen mensajes recurrentes.

El dilema de seguir tu pasión: los estudios

El dilema de seguir pasión

 

«A menudo la educación no solo no te ayuda a descubrir tus intereses y talentos, sino que muchas veces tiene el efecto contrario»
Sir Ken Robinson

 

Cuando no sabes qué estudiar y tienes que tomar la decisión con inseguridad, te sientes mal. Si además te aconsejan: «Sigue tu pasión», te sentirás peor porque creerás que hay algo defectuoso en ti ya que, a diferencia de otros, no has sido capaz de descubrir tu pasión: esa pasión que te dicen que tienes que tener…